Los Vinos Borgoña

Ubicado en el centro-este de Francia, los vinos Borgoña son considerados como uno de los más grandes exponentes de la vitivinicultura en el mundo.

Pero, al contrario de lo que habitualmente se cree, no estamos hablando de una marca o variedad, sino que forma todo un área geográfica protegida.

la Denominación de Origen Borgoña, que, desde hace décadas, contiene algunas de las marcas más reconocidas y prestigiosas del planeta.

POR QUÉ LOS VINOS BORGOÑA TIENEN TANTA CALIDAD

La gran calidad que caracteriza a esta región recae especialmente en las condiciones agro-climáticas que los envuelven.

Así como en las normas reguladas por la D.O.C (Denominación de Origen Controlada), que garantizan el respeto a los procedimientos y métodos en la plantación y recolección de vides y elaboración.

Con una cantidad incontable de subclimas y más de cien denominaciones diferentes, Borgoña es el hogar de algunos de los vinos más caros que podamos encontrar.

Entre ellos, los de Domaine Leroy, Domaine Dugat-Py, Domaine-Leflaive, Domaine de la Romancée-Conti, Henri Jayer o Domaine Armand Rosseau.

Para responder a esta pregunta, es importante comprender el gran papel que ejerce una denominación de origen en el producto de toda zona protegida.

Estos organismos se encargan de asegurar las perfectas condiciones para que un producto agrícola o alimenticio se desarrolle aprovechando el medio geográfico en el que se encuentra.

Viñedo de borgoña

En este caso en concreto, la Denominación de Origen Borgoña se encarga de proteger las características de los terruños necesarias para mantener el perfecto estado de la vid: el suelo, el clima y la exposición, entre otros factores.

Al mismo tiempo, se impide a los productores que, sin pertenecer a la Denominación de Origen.

Se aprovechen de las condiciones favorables de esta, así como de la imagen corporativa estos, han adquirido a lo largo del tiempo.

Quienes sí se acogen a este regulador, obteniendo así protección legal, deben respetar el compromiso que ello conlleva.

Como la búsqueda de la máxima calidad posible de su producto y el uso de métodos tradicionales en el proceso de elaboración, por ejemplo, en la extracción de la uva tradicional de la zona.

Estas normas y principios son lo que garantiza la mejor calidad en el producto final y, por lo tanto, son uno de los responsables que estén entre los mejores valorados del mundo.

De esta manera, para los amantes del vino auténtico, delicado y sofisticado, la Denominación de Origen Borgoña es un paraíso que combina la complejidad y delicadez de los mejores sabores, aromas y texturas.

CARACTERÍSTICAS DEL BORGOÑA

La región de Borgoña permite encontrar, en escasos metros de terreno, grandes diferencias en el precio de sus productos.

Así como en sus características, totalmente apreciables en el momento cumbre que todo catador anhela con deseo: la cata del vino.

Dichas características varían enormemente en función de la clasificación de que se trate, y las principales de esta denominación de origen son, en orden ascendente, el Bourgogne genérico, el Commune o Village, el Premier Crus y, finalmente, el Grand Crus.

El primero de todos hace referencia a los vinos que provengan o sean mezcla de cualquier zona de la denominación protegida, y pueden consumirse hasta tres años más tarde del día de la cosecha.

Por su parte, la clasificación del Commune o Village incorpora mezclas de vinos cuyo viñedo es, en cuanto a su calidad y prestigio, teóricamente inferior en relación al resto de su zona.

Constituyen el 36 % de la producción de Borgoña, y pueden consumirse entre dos y cuatro años después de la fecha de cosecha.

Aproximándonos ya a un mayor prestigio de los vinos, los Premier Cru se elaboran a partir de viñedos de una calidad considerablemente alta.

Este tipo abarca el 12 % de la producción y requiere un tiempo de maduración de entre tres y cinco años.

Por último, el Grand Cru concentra lo más prestigioso de la Denominación de Origen Borboña y, como tal, constituye un porcentaje mínimo de su producción: un 2 %.

Con un mínimo de entre cinco y siete años de crianza, los mejores ejemplares de esta clasificación pueden llegar a reposar durante más de quince años mientras envejecen, a la vez que mejoran.

 

TIPOS DE VINOS

El área protegida de Borgoña cuenta con, aproximadamente, 28.000 hectáreas de terreno que alberga cerca de cien subdenominaciones de variante prestigio.

En este lugar convergen dos variedades de uva; por un lado, la uva tinta, con un 45 % de superficie, y por el otro, la blanca, con un 55 %.

vinos-de-francia

En cuanto a la primera de las variedades mencionadas, la principal uva es la pinot noir.

Cultivada desde la Edad Media y originaria de este área, y es en ella donde se centra toda la producción de Cote d’Or. Se obtiene sobre todo de los terrenos ácidos de climas templados y roca calcárea.

Por su parte, la chardonnay es la más común de las uvas blancas de esta región, y es la única con la que se producen todos los vinos blancos de Chablis, Macon y de la Cote d’Or.

Al brotar muy tempranamente, es una variedad extremadamente sensible a las heladas de primavera tan características de la zona.

Sin embargo, es conocida en todo el mundo por su contribución a la producción y a su alta calidad y enorme prestigio.

Otra uva de esta variedad, también propia de de esta pero productora de vinos más económicos, es la Aligoté; segunda especie blanca más reconocida que se ha acomodado en el cuarto puesto de las variedades más plantadas del planeta.

Todo un honor que se suma a la lista de logros que, desde hace décadas, dan prestigio a los mejores valorados del mundo y sobre todo en los mejores club de vinos