Maridaje Cerveza

A pesar de que el maridaje cerveza, como todo lo que tiene que ver con esta práctica, tiene que ver con los gustos personales de cada persona.

En líneas generales se pueden sacar unas conclusiones que pueden ser muy útiles si lo que queremos es una guía práctica.

Al igual que en el mundo del enoturismo, también es muy buscado cada vez más por los amantes del buen comer.

Que aunque son dos mundos a priori muy antagónicos, en muchas cuestiones se cruzan en el camino pero a la vez cualquier compañía sabe que la historia de su cerveza es la que la hace diferente a la demás.

Para aquellas comidas o degustaciones que tienen un toque ácido, como ahora veremos, es una bebida que parte con ventaja sobre otras como pueda ser el caso del vino.

Combinar los alimentos ácidos con Cerveza

Sin embargo, hay que decir que la mejor bebida de este tipo que podemos combinar en estos casos es aquella que tenga cierto cuerpo y cierto volumen. Y es que la sensación ácida se contrarresta a la perfección con el volumen y la espesura de esta bebida.

Importante tomarla en vaso o jarra para evitar una excesiva concentración de gas ya que de este modo se conseguiría el efecto opuesto.

Maridaje con Cerveza y alimentos picantes o salados

Por otro lado, y al contrario que ocurría en el caso anterior, para este tipo de comidas es ideal. Más que nada porque el grado bajo de alcohol que contiene ayuda a frenar el picor de algunas comidas que contengan, por ejemplo, un exceso de especias.

maridaje cerveza trigo

Sin embargo, no todas ella van a  tener el mismo impacto en estas comidas ya que las mejores y las más indicadas son las que son finas y las que tienen una baja graduación.

La combinación de un buen trago de este líquido dorado y el sabor de especias como la pimienta puede llegar a ser exquisito.

Para terminar tenemos que hablar de un grupo de alimentos que combina a la perfección con la cerveza como es el caso de los alimentos braseados. Un pescado o un buen trozo de carne combina a la perfección.

Eso sí, para este supuesto, las que son de término medio, que no tienen no mucho cuerpo como las primeras o poco como las segundas, son las que mejor le van las brasas.

Y es que de esta manera, a pesar del frescor, de su fuerte sabor intenso de las brasas se mantiene en el paladar durante toda la comida.

Un maridaje cerveza perfecto y uno de los más sencillos de conseguir a día de hoy dentro del mundo de la gastronomía, el cual, cada vez es más complicado.

Incluso, esa bebida que en esencia se asocia al verano, puede suplir con buena nota, aquellos platos donde falla el vino.

En muchas ocasiones te habrás tomado tus dos cañas en la comida y has disfrutado, pero te vamos a contar como lograr que suceda la magia de la combinación cerveza-alimento.

maridaje cerveza

 

Es indiscutible a día de hoy, que existe una buena comida para una buena caña, y has disfrutado de ello en más de una ocasión, pero vamos a hablar de los “pares perfectos cerveceros”.

Para evitar que se te arrugue el ceño, cuando combines comida con una de ella, y sea todo una experiencia para olvidar, te vamos a dar una serie de consejos prácticos o reglas básicas a tener en cuenta:

Esta regla es muy simple, y a veces es solo sentido común, cuando se trata de jugar con ella y alimentos. Esta regla es, quizás de las más importantes, porque es esencial: CON COMIDA Y REFRIGERIOS, CERVEZA LIGERA.

Lo que vas a buscar es el equilibrio entre comida y cerveza, la mejor asociación está en entender el sabor entre ambos elementos con una combinación suave y ligera.

Al ser una más ligera en alcohol, no requiere de platos tan intensos, como ensaladas, pescados, pan, salmón, espinacas o naranjas.

En el lado opuesto nos encontramos con las que son de malta y las americanas intensas, pues combina con platos grasos, quesos y combinados de carne. Esa mezcla de sabores intensos te vendrá de maravilla acompañarlos con una que sea intensa.

Equilibrio del sabor entre los alimentos y la Cerveza

Nadie discute de la increíble cualidad de la cerveza para suavizar el sabor de la comida, de lo contrario puede incluso ser abrumador, ( esto es solo entendible si eres bebedor habitual ).

Pongamos un ejemplo de lo que no se debe hacer, combinar una de ella con un dulce empalagosamente grande. Es una combinación desastrosa por la combinación de sabores amargos con el dulzor.

 
Y qué me dices de los alimentos picantes. A diferencia de los vinos, que mejora con alimentos que intensifican las glándulas gustativas con alimentos intensos como el picante, las especias.

Las cervezas de malta de alta calidad, o las  inglesas ABV, calman el calor y proporcionan un contrapunto muy interesante y agradable con esos alimentos. ” Un fuego mata a otro fuego”, este refrán se cumple, pero con intensidad de Malta de alta calidad.

Buscar la armonía de las Cervezas con la comida

Dicen los expertos de la cerveza que el vino no puede o no permite saborear de ciertos chocolates , ahumados, o de productos caramelizados de cerveza . Es una cuestión a tener presente, porque interactúan con los alimentos de una manera totalmente diferente en este campo.

Empezar con algo pequeño y pasar a algo mayor. Aquí la experiencia nos dice que es mejor comenzar poco a poco, vamos a ir desde el inicio para luego experimentar mejores sensaciones. Comience con platos ligeros y vaya progresando en intensidad a medida que aumente la desmesura de cada plato que quiere degustar.

Me gusta darte consejos prácticos para que los pongas en práctica, tanto en el vino, como en esto del maridaje cerveza, pero al final lo que cuenta será tu propia experiencia. Esa será el mejor maridaje y tengas tus propias experiencias. Sí, con moderación, pero vete combinando y diseñando tu propia experiencia, que al final es la que cuenta.