Los vinos crianza

Dentro de la gran variedad de vinos que hay, en el día de hoy vamos a hablar de los vinos crianza porque tienen características muy específicas.

Sin embargo, la principal entre ellas es la que indica que tiene que estar reposando en barrica de roble durante un tiempo.

Unos brebajes que son los que vamos a pasar a enumerar a continuación con el único propósito de conocerlos un poco mejor y apreciar en su justa medida

Tipos de vinos crianza

En función del tiempo que el vino pase en barrica de roble, vamos a poder encontrar los siguientes tipos.

Eso sí, a partir de ahí, ya podemos encontrar varias clases según su crianza pero muchos de ellos son adquiridos por internet.  Ten en cuenta que no todo el mundo sabe como comprar vinos por internet.

Vino crianza joven

En el caso de los vinos jóvenes, se puede decir que no ha pasado todavía el tiempo suficiente de la barrica para ser considerados como tal realmente. Es por ello por lo que solo mantiene sus propiedades intactas durante un periodo de tiempo nunca superior a los 2 años.

Vino semi-crianza

Este tipo de caldo sí ha pasado un tiempo en barrica de roble. De hecho, el tiempo que ha pasado en este tipo de barricas es de 6 meses sin llegar a los tiempos que algunos consejos reguladores del vino marcan.

No obstante, por el hecho de haber pasado un tiempo en barrica, es capaz de mantener sus propiedades un tiempo mayor al que lo pueden mantener, como ya hemos comentado, los vinos jóvenes.

Vino de crianza

Ahora sí podemos hablar de sin ninguna clase de tapujos. De hecho, en este caso ya nos encontramos con que el producto final ha estado reposando en las barricas al menos un año.

Además, esta variedad cuenta con la peculiaridad, a diferencia del resto de caldos que ya hemos visto que, una vez es extraído de la barrica, termina de envejecer en la propia botella sin ser etiquetado. Este proceso, el del etiquetado es posterior.

Un estudio reciente ha demostrado que a estos vinos le sienta bien la barrica de roble, dando como resultado los mejores albariños. Además han dicho que no es aconsejable el crianza para este tipo de caldos.

Un estudia de hace algunos años, demostró la calidad del roble gallego. Dicha madera se utilizo para las barricas en el que reposaron las añadas del 2008 de la D.O. Ribeira Sacra.

Vino de crianza reserva

Cuando hablamos de un vino reserva estamos hablando de un vino que ha estado reposando en una barrica de roble un periodo de tiempo que puede ir desde el año hasta los 3 años.

En periodo comúnmente aceptado por todos aunque hay que decir que en la inmensa mayoría de los casos, el tiempo que permanece en este tipo de barrica se aproxima mucho a los 3 años ya que el objetivo es que pueda mantener inalterables las propiedades que lo hacen distinto al resto.

Vinos gran reserva Crianzas

Los vinos gran reserva con aquellos que tienen una calidad excepcional. En primer lugar tienen que estar reposando en barrica de roble al menos 2 años para, posteriormente, terminar de envejecer en la propia botella por un periodo de tiempo de otros 3 años.

crianza tempranillo

Así las cosas, este periodo de 5 años de envejecimiento tampoco es suficiente porque la uva que se utiliza para elaborarlos debe ser una uva de gran calidad.

Sin embargo, y como dato curioso hay que decir que a día de hoy no son pocas las bodegas las que renuncian a etiquetas los vinos como jóvenes, crianza o reserva.

La razón que dan es que este etiquetado da prioridad al tiempo que ha pasado el vino en barrica y a no al tiempo que marcan las leyes actuales.

Los Crianzas más valorados del mercado

Ahora es el turno de hablar de algunos que merecen, y mucho, nuestra atención. De hecho, dentro de este repaso vas a poder encontrar algunos vinos realmente interesantes que pueden ser, sin problemas, los protagonistas de tu mesa.

Lorea tinto crianza 2012

Si tuviéramos que definir este vino en pocas palabras, podríamos decir que es el que mejor equilibrio sabe guardar entre los sabores a madera, propios del reposo en barrica de roble, y los tonos afrutados que tiene.

Perteneciente a una serie limitada, este caldo, que ha reposado en barrica de roble americano durante un periodo de 12 meses.

Tiene una elaboración a base de uva tempranillo, garnacha y mazuelo. Una combinación exquisita que le hace tener personalidad propia.

Tilenus selección especial crianza 2011

Este vino, con un precio muy ajustado de tan solo 7,6 euros la botella, ha estado reposando en barrica de roble francés durante 14 meses. Tiempo que le ha servido para conferirle un tono cereza que al a vista es exquisito.

Elaborado con uva mancía en su totalidad, hay que decir que es un vino con retazos frutales, ácidos y lácticos bastante bien equilibrado.

Con un paladar intenso y un gusto extraordinario, es el compañero ideal para acompañar una comida intensa repleta de carnes y embutidos.

Baigorri tinto crianza 2011

Si tenemos que tener en nuestra mesa un vino que tenga una relación calidad-precio única, este es el que estábamos buscando.

vino crianza ribera del duero

Elaborado con uva garnacha, tempranillo y otras variedades, nos vamos a encontrar con un brebaje muy delicado en matices.

De hecho, los tonos frutales son una constante que nos va a permitir combinarlo con un sinfín de recetas para todos los gustos.

Con un precio de 11 euros la botella, y teniendo en cuenta que es un vino que ha sido galardonado con una gran cantidad de medallas de oro, podemos decir que en las ocasiones especiales no debería faltar en nuestra mesa bajo ningún concepto.

Protos tinto crianza 2010

Somos conscientes de que hemos dejado el mejor para el final. De hecho, este vino, elaborado al 100% con uva de la variedad tempranillo, cuesta unos 13,80 euros la botella.

Un precio que podría ser excesivo sino estuviéramos hablando de un vino único.

Con un color cereza casi rozando el tono rubí, este vino ha estado reposando en barrica durante 14 meses. Un tiempo que le ha servido para ser un brebaje realmente exquisito.

diferencia entre crianza y reserva

Un vino contundente que ya desde el primer olfato promete una serie de cosas que luego cumple a la perfección. Llama la atención, una vez ya en boca, el matiz de regaliz que tiene.

Una vez hemos visto estos caldos, se podría decir que no tienes excusa para no elegir el tuyo y acompañar tu mesa con el mejor caldo posible.

De todos modos, también cabe decir que la fortuna que tiene el optar por un vino de estas características es que cada día son más las bodegas las que optan por ellos de manera que son muchos los sellos.

Y muchas las propiedades diferenciadoras que podemos encontrar en ellos para dar con ese que mejor se ajusta a lo que estamos buscando para nosotros y para nuestra mesa. Aunque si te manchas la ropa con él, seguro que sabrás quitar esas manchas de vino tan molestas visualmente hablando.