Maridaje de vinos

Maridaje de vinos, es un tema fascinante y creo, a mi humilde opinión, que es la cima para aquella persona amante del buen comer.

Puede ser algo realmente complicado sobre todo si tenemos en cuenta la gran variedad de caldos que nos podemos encontrar y la enorme variedad de platos que podemos servir en una mesa.

Por ello, te aconsejamos que sigas esta pequeña guía que te podrá sacar más de un apuro y sorprender gratamente a tus familiares o incluso los amigos.

¿Imaginas una comida grandiosa con un vino grandioso pero que no tiene nada que ver con los gustos de las personas que lo van a disfrutar? Seguramente la comida sería un fracaso estrepitoso.

Como consecuencia de esto, tenemos que hablar de equilibrio tanto en la elección del vino como en la elección de los platos. De nada nos va a servir introducir una gran cantidad de contrastes ya que el paladar, a lo largo de la comida o de la cena lo va a ir notando.

El maridaje es equilibrio

Y la calificación global bajará varios puntos ya que un exceso de matices puede provocar el efecto opuesto al deseado pero debes recordar que en gustos no hay nada escrito.

Espero que este video te sirva para entender todo lo que rodea a este mundo o simplemente veas lo estás a punto de descubrir de este fantástico mundo pero también puedes probar combinaciones con queso, te aseguro que vas sorprenderte gratamente.

Pensar en el menú como algo global

Lo primero que tenemos que hacer es pensar y concebir el menú como un concepto global. De hecho, cuando vayamos a elegir un vino, y a pesar de que podemos servir varios durante la misma comida.

Lo más conveniente es utilizar uno único por lo que debemos tener bien claro qué sabor es el hilo conductor de todo el menú que tenemos frente a nosotros.

Da prioridad a los alimentos

Uno de los errores más típicos que se cometen en los platos con vinos es darle toda la importancia al caldo y no tener en cuenta el alimento en cuestión. De hecho, si cometemos este error, seguramente el vino cobre tanto protagonismo que no apreciemos los matices del plato que tenemos delante.

Por ello debe ser el vino el que gire alrededor del pilar central que es la comida y no al revés.

Cuando hablo del buen comer, hablo de esa fantástica velada solo o con compañía, donde degustamos un plato fantástico con un vino extraordinario y todo parece que encaja a la perfección.

A ese momento se le llama la combinación perfecta y es donde la comida alcance su fenix para deleitarnos con esa combinación.

Es la sensación perfecta de sabores, olores y emociones conjugadas en un momento de necesidad como es el comer. Muchos dicen que es perfecto es cuando combinamos la comida con el vino.

platos con vinos

No en vano siempre hemos hablado de que el tinto es para la carne y los cocidos, y según que tintos será el tipo de carne, más intensa, más roja, más picante…., el blanco para el pescado y el dulce o moscatel para los dulces.

Ahora, todo toma otra dimensión, pues ya no se sigue esa doctrina con rigor y cabe la improvisación y la combinación por sabores, olores, y por sensaciones. Así lo definen grandes chef de cocina mundial galardonados sus restaurantes con Estrellas Michelin.

Y yo lejos de llevarles la contraria, creo que no van mal encaminados pero la combinación perfecta sería acompañándolo con la buena comida. No en vano, existen muchos restaurantes, que ofrece menús adecuados al tipo de vino que ofrecen, y en cada plato tiene el adecuado.

Estoy más en consonancia con esa postulación. Pero, desde hace algunos años, los bolsillos, no permiten hacer combinaciones sustanciosas para que el plato y el vino se complementen, debemos adecuarnos a las circunstancias. Entonces, se debe recurrir a la combinación de por menú, con una buena elección de lo que vamos a tomar.

Otra opción que se está poniendo de moda es el maridaje de cerveza artesanal entre la gente joven donde el combinar sabores con está bebida de levadura está calando en muchos restaurantes, dejando al vino en segundo lugar.

Esta gran limitación, no permite saborear y comprender el marinaje perfecto para cada bebida y con cada plato. Hemos de recurrir a uno, para todo y por supuesto, no representa cubrir todas las sensaciones que caben descubrir y será un momento perfecto.

Son los vinos que yo denomino “comodines”, aquellos que nos valen para poder saborear cada plato con total garantía de éxito. Pero que nos puede limitar y mucho al plato principal.

comida con vino tinto

Si vas al sitio adecuado disfrutarás para tomar unas tapas con los amigos o simplemente con tu pareja. Te darás cuenta que estas pequeñas delicias las sirven con un buen trago de nuestra bebida preferida para la ocasión. Porque estas tapas están hechas con cariño y mimo para que disfrutes de nuevas sensaciones en tu paladar.

Porque al saborear la comida, deberá ser armonía con el muy levemente, dejándote la sensación de un manjar en la boca. Esta es la formula perfecta en todo su esplendor.

Ten en cuenta el gusto de los comensales

Para terminar, y para muchos expertos este detalle es el que más tenemos que tener en cuenta, tenemos que ser conscientes en todo momento de nuestras preferencias así como de las preferencias de los comensales.

En consecuencia, a pesar de que el vino elegido no combine a la perfección con la comida o los aperitivos que hemos preparado, si es un brebaje que gusta a los comensales habremos acertado de lleno sin tener que preocuparnos tanto por la combinación.

sensaciones gustativas

Así que si tienes oportunidad de degustar una velada donde la combinación sea la pauta de una buena comida, entenderás de pleno el razonamiento que te expongo en este artículo.

Deberás elegir uno que sea ligero cuando la comida sea muy aromática o con bastantes condimentos, este es mi pequeño consejo para ti querido amigo que lees este humilde blog.

Te recomiendo este video donde encontrarás información mas detallada sobre La combinación perfecta, o la cima del placer de una gran comida. Porque sólo te puedo recomendar que te dejes aconsejar por los entendidos y disfrutes del momento.