Vinos dulces

Cuando hablamos de vinos dulces, hablamos de aquellos licores que están elaborados a base de mostos que tienen un elevado contenido en azúcar.

De ahí el sabor y los matices finales tan apreciados por todos.

Eso sí, independientemente del sabor al paladar, dentro de este tipo de caldos podemos encontrar la variedad blanca y la variedad tinto.

¿Cómo se elabora un vino dulce?

La elaboración es mucho más sencilla de lo que nos podemos imaginar al menos en un primer momento.

En primer lugar lo que se hace es retrasar la época de vendimia de manera que no estamos haciendo otra cosa que hacer que la uva que tenemos en la cepa quede sobremadurada.

Una vez la uva ha sobremadurado lo suficiente, lo que se hace es esperar a que el mosto esté lo suficientemente fermentado, y justo antes de que el azúcar haya pasado a ser alcohol, deberemos añadir un poco, por nuestra parte, en una proporción que debe que estar entre un 5% y un 10%.

A partir de ahí, y teniendo en cuenta los parámetros que marcan los encontrarás de gran calidad, pero tendremos que tener en cuenta dos aspectos claves.

licores dulces

Por un lado, el contenido en azúcar del caldo que estamos elaborando nunca debe sobrepasar los 250 gramos por cada litro de producto. A todo esto, hay que añadir el hecho de que la graduación mínima debe ser de un 12% de volumen.

Os tengo que contar un pequeño secreto…Tengo una debilidad con ellos y es tomarlos a una temperatura bastante baja y es por eso que en casa tengo una vinoteca termoeléctrica. No te preocupes por el ruido porque son muy silenciosas

¿Cuál es la combinación perfecta?

Este es uno de los aspectos claves. De hecho, hay verdaderos especialistas que solo se dedican a determinar cuáles pueden ser las mejores combinaciones en cuanto a vinos y comidas se refieren. En nuestro caso, te vamos a dar las siguientes recomendaciones.

• En primer lugar, y por encima de todo, creemos que un vino de tipo dulce combina a la perfección con los postres. De hecho, en muchas regiones españolas como pueda ser Castilla La Mancha, por ejemplo, no son pocos los restaurantes que sirven una breve copa de vino de este tipo con el postre casero de turno.

• Asimismo, y dejando a un lado las comidas dulces, las ensaladas, son las grandes beneficiadas de este tipo de brebajes. Unas ensaladas entre las que destaca la ensalada mixta ya que, su elevado contenido en sal y aceite de oliva hace que los matices de este vino sobresalgan del resto.

• Por último, pero no por ello es una combinación menos interesante, tenemos que decir que los embutidos con buenos compañeros de viaje de este tipo de vinos. De hecho, un buen chorizo o un queso curado podría combinar a la perfección en cualquier mesa que se precie.

Elige el correcto para cada situación

A continuación, hemos decidido hacer una pequeña selección que puede resultar muy interesante si lo que quieres es no fallar en tu mesa ante tus invitados.

En estos últimos años se han puesto de moda el vino sin sulfito debido al gran auge de la vida sana. Ha llegado como una moda pero se ha asentado la idea en muchas bodegas dando paso a un nuevo mercado.

En primer lugar tenemos que hablar del gran conocido para los dulces más conocidos en Castilla La Mancha que no es otro que Viña Xetar. Un caldo rosado que más bien se podría decir que es un mosto parcialmente fermentado que tiene un dulzor único.

vino blanco dulce

Ideal para combinar con cualquier tipo de ensalada, o incluso carne, se debe servir bien frío. Una apuesta segura de calidad y de precio ya que solamente tendrás que gastarte 2,5 euros por cada botella.
El Alma de Rebordea es también un clásico de este tipo de vinos.

De una finura y una elegancia fuera de toda duda estamos ante un prodigio dentro de los dulces. Sin embargo, si bien es cierto que su densidad y sus matices lo hacen ideal para todo tipo de comidas y de mesas, no es menos cierto que es uno de los más caros que podemos encontrar ya que nos van a cobrar unos 30 años la botella.

Un vino dulce que hace las delicias de todo aquel que lo prueba es el vino Moscatel de la Marina. Una botella de un blanco con la suficiente calidad como para estar en cualquier mesa. Además, el dulzor propio de esta pócima está mezclado con unos tonos cítricos y algo de miel que lo hacen único.mistela

Una botella con una gran relación calidad-precio realmente buena ya que solo te cuesta unos 7 euros la botella.

El Jorge Ordóñez Nº 1 es otro de nuestros preferidos. De la añada del 2007 está elaborada con uvas viejas y con una densidad realmente buena. En boca tiene un cuerpo y un retrogusto único. A 13 euros cada botella, podemos decir que estamos ante uno de esos vinos que con el paso del tiempo va ganando en confianza y se va ganando el respeto de los expertos en la materia.

El MR es uno de esos vinos extraños a todas luces pero que se ha ganado la confianza de muchas personas a lo largo de la historia. Procedente de la sierra de Málaga y de la añada de 2009, podemos encontrar este caldo a un precio de unos 15 euros la botella. Fino, delicado y muy dulce, es ideal para los entrantes de cualquier comida y cena que se precie.

¿Cómo identificar un buen caldo dulce?

En primer lugar tenemos que determinar qué equilibrio tiene. Y es que, si bien es cierto que hay muchos vinos que nada más paladearlos son una delicia, una vez que los tragamos, pueden romper la dinámica y debe ser equilibrado en paladar y en garganta.

El olor es algo esencial en estos vinos generosos. De hecho, si uno de estos caldos dulzones no tiene un olor característico, quiere decir que no se ha elaborado con el suficiente tiempo.

Un olfato agradable, además, es una buena carta de presentación. Pero su gran rival es vino blanco seco, son polos opuestos pero ese contraste lo hace atractivo.

Y por supuesto el sabor es lo más característico. Un sabor que no solo tiene que tener personalidad de por sí sino que al mismo tiempo debe hacer que sus acompañantes, es decir, la comida, resalte. De esa manera sabremos si estamos ante uno que merezca la pena.

También te recomiendo que la próxima que vayas a comprar este exquisito néctar de dioses, te decidas por un vino tinto dulce.

Un momento, no digas nada, sólo déjate llevar y cata este maravilloso vino para que acto seguido me dejes un comentario con tus impresiones sobre él.