Descubre Los Vinos de Madrid

Los vinos de Madrid tienen un gran prestigio y además les avalan una gran tradición. Están de moda tanto en España como en el extranjero.

Su exportación a países como Alemania, China o Estados Unidos ha crecido exponencialmente en los últimos años.

Son varias las teorías que tratan de explicar sus orígenes. Algunos lo relacionan con el momento de la invasión de los romanos, debido al amor que este pueblo sentía por el vino.

Mientras que otras se remontan a unos tiempos incluso más lejanos, cuando ya existía el cultivo de vid como tal.

DENOMINACIÓN DE ORIGEN VINOS DE MADRID

Lo indudable es la gran afición y cultura que se ha construido alrededor de estos, desde la consolidación entre los siglos XIII y XIV del cultivo de viñedo como actividad comercial.

Este producto experimentó, durante los siglos posteriores, una inmensa mejora hasta alcanzar, en 1990, un reconocimiento oficial de tal calibre, como lo es una denominación de origen

Hoy en día, esta región se esfuerza por competir contra otras muchas celebridades “enológicamente hablando”.

En un mercado tan competitivo en el sector como lo es España, que cuenta con algunos de los mejores del mundo.

caldo-de-la-comunidad-de-madrid

Aun así, buscan hacerse un hueco entre los principales exportadores del país, de forma que el 25 % de su producción se destina ya a este fin.

Como sucede con todas las áreas protegidas, los pertenecientes a la a esta D.O. son aquellos cuya uva ha sido recolectada en el territorio en cuestión, en este caso, la Comunidad de Madrid.

Además, deben haber superado todos los controles pertinentes, en cuanto al proceso de su elaboración y a la calidad del resultado, atendiendo a las normas del Consejo Regulador de su Denominación de Origen.

Estas pruebas y procedimientos garantizan la obtención de un vino excelente y, sobre todo, que recuerda a los valores de su lugar de origen.

De esta forma, comparten una esencia elegante y exquisita que les dota de una personalidad única.

Sin embargo, estas características varían en función de la subzona a la que pertenezca cada uno, pues son tres las amparadas por esta denominación.

Comenzamos con Navalcarnero, San Martín de Valdeiglesias y Arganda del Rey, siendo esta última la zona que más municipios comprende y, por lo tanto, la que más cantidad produce.

Aunque se trata de una denominación de origen relativamente joven, en relación a otras áreas protegidas españolas y francesas.

No se conforma con obtener productos mediocres sino que se esfuerza por ofrecer a su amplio público siempre el vino de mayor calidad posible, así como una cierta variedad.

madrid-rutas-del-vino

Así, podemos encontrar, principalmente, tintos jóvenes, rosados o incluso el excelente elixir dulce especialmente los procedentes de Navalcarnero, así como el  vino blanco y seco ideal para crianza.

Sobre todo los que pertenecen a la subzona de Arganda. No podemos olvidar algunos otros que, aunque menos abundantes, ofrecen una gran calidad, los tintos de crianza y, más recientemente, los sobremadre y algún espumoso.

La presencia de estos dos últimos tipos de vino se encuentra en esta Denominación, únicamente desde el año 1996, cuando fueron aprobados por el Consejo Regulador.

Hasta aquel momento, los tipos autorizados se limitaban a los tintos, blancos o los vinos rosados para acompañar; otra de las muestras que evidencian que los caldos de la Región crecen, tanto en calidad como en variedad.

ENOTURISMO EN MADRID

A pesar de que, a lo largo de su historia, estos han experimentado épocas de crisis, como la de la primera mitad del siglo XX.

caldos de madrid tagonius

Provocada por una plaga de filoxeras que arruinó los viñedos de la subzona de San Martín de Valdeiglesias, también han podido disfrutar de grandes momentos de esplendor.

La comunidad de Madrid vivió una época de oro en el sector vinícola cuando fue nombrada capital del Reino, pues se disparó su capacidad de producción y su demanda.

En la década de los 80 pasó por su segunda gran etapa al dar fruto las grandes inversiones que en las décadas anteriores se había realizado.

No obstante y dejando atrás ambas épocas de esplendor, actualmente puede saborease una dulce tercera gran etapa para estos.

Esta vez más centrada en la capacidad de la región vitivinícola de atraer turismo de todos los rincones de España y otros países.

En efecto, el enoturismo experimenta hoy en día un gran momento, mientras el Puerta de Alcalá sigue siendo la joya de la corona.

En cuanto a las ventas de este exquisito elixir, la elaboración ha aumentado hasta alcanzar los 3’5 millones de botellas al año.

Pero no debe descuidarse y vivir en los laureles porque los vinos de Jerez le está recortando la diferencia de botellas vendidas al año en muy poco tiempo.

Tal producción constituye toda una atracción turística para todos los amantes del vino, que, acompañado por una rica gastronomía mediterránea, convierte a Madrid en uno de los destinos más buscados en el turismo enológico.

Con más de 16 variedades de uva, 21 bodegas y más de cien. Ofrece la posibilidad de disfrutar de las mejores rutas histórico-enológicas, desde las zonas más rurales, hasta el centro de la ciudad.

Los secretos mejor guardados de su elaboración son cada vez más confesados por los especialistas de la región.

Garantizando a los enoturistas la posibilidad de adquirir amplios conocimientos y agradables experiencias en cada cata, así como poder disfrutar de la innovación de una producción vitivinícola excelente.