Vinos y Quesos el mejor maridaje

Vinos y Quesos, que buen tema, sin duda. Todos pensamos en un buen vino y una tabla de quesos.

Y si de maridaje perfecto hablamos , estos dos elementos son una alianza exquisita, pero no es válida para todos ellos y todos los quesos, porque hay que juntar a cada uno, no todo vale.

Y por qué cazan estos dos elementos tan bien, pues depende de varios factores que a continuación te voy a detallar

En el queso dependerá de la materia prima con la que está elaborado, (de cabra, de oveja, de vaca, de búfala, etc…), en donde se elaboró, la madurez, la frescura, y así un inmenso glosario de circunstancias específicas para cada queso.

En cuanto al vino, pues ya he comentado algo en este blog al respecto, según la región donde se hace su estructura, su sabor y su aroma.

Por esa razón, por la gran variedad de combinaciones que ofrece cada producto en sí, es por lo que te puede sorprender cada uno.

Vinos y quesos

Muchos sumilleres de prestigio, nos dictan unas recomendaciones según el queso, cual será el mejor que combina, por ejemplo.

Combinaciones

  • Quesos azules: Tintos robustos, estructurados, que no demasiado taninos por ejemplo; Sauternes, Vendimias tardías, PX, Oportos, Banyuls, Maury, etc.
  • Quesos de cabra: Blancos afrutados y secos.
  • Quesos de pasta blanda y corteza mohecida. Pues los blancos estructurados con cierta acidez, jóvenes frescos y ligeros.
  • Quesos de pasta prensada: Aquí recomiendo los crianzas ligeros, porque el queso da la connotación del sabor.
  • Quesos de pasta cocida: Blancos aromáticos y suaves o tintos ligeros y pocos ácidos

Esta mini guía te puede ayudar mucho la próxima vez que vayas de tapas y te pongan una tabla de quesos.

Si los quesos son curados, recuerda que lo mejor es usar los ligeros y suaves, crianzas. Y tendrás una grata experiencia en tu paladar. Cuando tengas una tabla de quesos azules, pues uno robusto, un toro Valdelazarzas 2011 es una excelente elección.

maridaje

Es que en cuanto al maridaje perfecto no todo vale, hay que saber combinar para obtener un buen resultado.

Pero si te fijaste, todos los sumilleres tienden a la misma conclusión, primero el producto y luego el vino, es decir, que la comida se una con é y no él con la bebida un dato a tener en cuenta.

Aunque existen muchos otras voces partidarias de ir contra corriente y combinar esta bebida con el plato. La mejor elección será aquella con la que más a gusto te encuentres con:

Bueno, pues hoy conoces mejor esta combinación y tomando como referencia esra pequeña guía podrás experimentar y aplicar luego tus propios criterios, porque para gustos los tuyos.