¿Qué es Un vino Seco?

Aunque son muchos los factores que determinan las características y el resultado final, el vino seco es el tipo de vino se caracteriza por la escasez o ausencia de azúcar en su cuerpo, que debe oscilar entre uno y tres gramos por litro.




Es decir, se trata de una bebida cuyo azúcar se ha convertido en alcohol durante el proceso de fermentación.

Por ello, aunque esta es la definición técnica, el grado de alcohol y la acidez tienen un papel importante en la percepción del mismo.

Si, una vez fermentado, el resultado presenta cierta cantidad de azúcar residual, se clasifica como “dulce”, “semi-dulce” o “semi-seco”.

Compra el Mejor Vino Seco en Oferta

 

Tipos de Vinos Seco

  1. Vino Blanco Seco
  2. Vino Tinto Seco
  3. Vino Blanco Seco Verdejo
  4. Vino Blanco Seco Albariño
  5. Vino Blanco Seco Rueda

También conocido como vino de mesa, el consumo de este producto está muy extendido en España y Europa en general, de forma que es muy sencillo encontrarlo en bodegas y vinotecas.

Pero a pesar de su popularidad, es uno de los vinos que más dudas genera a la hora de definirse y clasificarse.




Se relaciona habitualmente con los blancos, mientras que la cualidad de “seco” puede reflejar la astringencia y otras cualidades organolépticas.

Variedades del vino seco

Características del vino seco

Placentero para los amantes del vino más veteranos, pero habitualmente algo brusco para los inexpertos, presenta una serie de cualidades muy particulares.

Diferencias entre un vino tinto seco y un blanco seco

Si bien los reflejos dulces y afrutados son bien recibidos por la mayoría de personas a las que les gusta esta bebida, tanto jóvenes como mayores, hay que tener un paladar selecto.




Los enamorados del vino saben apreciar el sabor que provoca la acidez y el alto grado de alcohol en un vino.

Los taninos son los responsables de la sequedad en la lengua y las encías, pero pueden transmitir texturas de lo más placenteras.

Vino seco tinto

La mayoría de los vinos secos son blancos. Es cierto. Sin embargo, muchas bodegas catalogan algunos tintos dentro de este tipo de producto.

Propiedades del vino seco tinto

Esto ocurre cuando se detecta un alto grado de astringencia y sequedad en la lengua y el paladar.

Estas sensaciones se deben a la presencia de taninos en el cuerpo del caldo y dan lugar a lo que se conoce como vino tinto seco.

Cómo saber si un vino es seco

Una de las mejores formas de determinar el tipo de un vino es sentirlo, con la vista, el olfato y el sabor, de manera independiente a los etiquetados.

Para ello, es importante conocer las características generales que pueden apreciarse en este tipo de bebida.

En primer lugar, presentan cierto grado de acidez fácil de identificar, esto se debe a los taninos, que provocan la sensación de sequedad en el paladar tras tomar un par de tragos.

Los reflejos afrutados no deben llevarnos a concluir que un vino es necesariamente dulce y descartar que se trate de un seco, puesto que en ocasiones este sabor lo provocan restos frutales sin azúcar o la propia madera de la barrica.

Se puede Identificar los Vinos Secos sólo con leer su etiqueta

Lo cierto es que la manera más segura de determinar el tipo de vino que estamos degustando es atender al etiquetado.

Puede ser confuso, porque cada país tiene su propio reglamento. Algunas denominaciones de origen, de hecho, también siguen un proceso diferente.

Por lo general, en España se utiliza el Reglamento (CE) No 606/2009, que determina que un seco presenta menos de 4 gramos por litro de azúcar residual.

En ocasiones, sin embargo, solo se indica con los “no secos”, por lo que a veces es más sencillo descartarlo que detectarlo.

Diferencias entre un Vino Afrutado y un Vino seco

En una cultura tan rica y amplia como lo es la del vino, es habitual la generalización de ideas erróneas y algunas confusiones.

Una de ellas es considerar que los vinos secos son opuestos a los afrutados.

Los primeros se obtienen mediante un proceso neutral de fermentación que minimiza la presencia de azúcar residual.

Los segundos, por su parte, lucen aromas claramente afrutados, ya sea a cítricos como a frutas del bosque o variedades tropicales.

De esta forma es habitual encontrar vinos afrutados secos, que presentan interesantes aromas frutales pero están libres o casi libres de azúcar.

Algunos ejemplos, aunque no siempre son afrutados secos, son los Pinot Noir, Cabernet Sauvignon, Sauvignon Blanc o el prestigioso Chardonnay.

¿Para qué sirve el Vino Seco?

La característica más agradecida del vino seco es que es ideal para acompañar prácticamente cualquier comida.

De ahí que se le conozca como vino de mesa y, como hemos visto, suelen ser blancos pero también existe el seco tinto.

Lo importante a la hora de maridarlo es que su sabor combine con los ingredientes de la mesa.

Por ello, se recomienda acompañar blancos secos como el Chardonnay o el Sauvignon Blanc con pollo y pescado, y los tintos, como el Pinot Noir, el Merlot o el Cabernet Sauvignon con cerdo, cordero y vacuno.

Los quesos, por su parte, pueden ayudar a sacar partido a ambos tipos de vino, puedes visitar nuestro artículo sobre como maridar el vino con el queso.